noticias-banner1_7.21.26_AM.jpg

boletin-de-noticias¡SUSCRÍBETE AQUÍ Y RECIBE
EL BOLETÍN DIARIO EN TU CORREO!

  • Noticias
  • Eventos
  • Campañas
  • Blogs y más

El (Mal)gasto persiste y genera exclusión e inequidad en el derecho a aprender.

Ciudad de México a 15 de febrero de 2017.  La Auditoría Superior de la Federación (ASF) presentó el día de hoy el Informe de Resultados de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2015.

Mexicanos Primero reconoce el trabajo de la ASF para identificar y reducir las irregularidades en el Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y el Gasto Operativo (FONE). Aún queda mucho por hacer, pues el dinero destinado a la educación se (mal)gasta de manera injusta y opaca, lo que reproduce inequidad y exclusión.

En total se identificaron irregularidades por 3,098 millones de pesos ejercidos en las entidades federativas. El 50% del desvío registrado se concentra en siete entidades: Veracruz, Coahuila, Oaxaca, Sonora, México, Chiapas y Jalisco.[1]

Los resultados de la ASF son referidos al año fiscal 2015; esperamos que se inicien los procedimientos, cuando corresponda, para recuperar los recursos y sancionar a quienes en ese entonces hicieron los pagos contrarios a la normativa en las distintas entidades.

El monto de las irregularidades detectadas por la ASF en el ejercicio del Fondo de Aportaciones para la Educación Básica y Normal (FAEB), hoy FONE, ha disminuido en los últimos nueve años. Sin embargo, las irregularidades persisten a pesar de la centralización de la nómina.  

Destacan las siguientes situaciones:

1. Discrepancia entre la información registrada por las autoridades federal y estatales.  
• De acuerdo a la información proporcionada por los estados, existen 206,075 personas pagadas con el FONE que no aparecen en los reportes de servicios personales de la SEP.

2. Se sigue favoreciendo la excepcionalidad en la aplicación de la ley y la opacidad en el uso de los recursos en Chiapas, Michoacán y Oaxaca.
• No se logró verificar la presencia de 199,787 personas pagadas con el FONE en 28,319 escuelas, principalmente en estas tres entidades.

3. Seguimos pagando a 22,135 aviadores y comisionados no educativos.

 Captura de pantalla 2017 02 16 a las 6.35.39 AM

4. El dinero destinado para la educación se desvía al trabajo administrativo.
• Más de 44 mil personas con plaza docente desarrollan –exclusivamente- funciones administrativas dentro de las secretarías de educación estatal.

5. Se desconoce en qué se gasta 1 de cada 10 pesos destinados al FONE.
• La SEP transparenta únicamente el ejercicio del 90.5% del FONE que se invierte en servicios personales, sin ofrecer información sobre el 9.5% del fondo que se usa para gastos de operación, gasto corriente y fondo de compensación.

El gasto es uno de los principales instrumentos de política pública para hacer realidad o entorpecer todo proyecto educativo.  

El Informe de Resultados de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2015 visibiliza, una vez más, un problema histórico que hemos sido incapaces de corregir. El (mal) gasto recurrente es una barrera para la inclusión de todas las niñas, niños y jóvenes en su derecho a aprender.

Por ello, hacemos un llamado:

• Al Gobierno de la República para que garantice las condiciones para la adecuada aplicación de la ley en todo el territorio nacional, sin excepción alguna.

• A la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para que asegure el buen uso del presupuesto.

• A la SEP para que realice un monitoreo eficaz de la información que le hacen llegar los estados y transparente el uso de cada peso del FONE.

• A los gobernadores estatales para que cumplan con su responsabilidad y  ordenen sus sistemas administrativos, pongan fin al pago a los aviadores y comisionados no educativos y dejen de pagar labores administrativas con dinero de la educación

• A la ASF para que finque responsabilidades, levante las demandas necesarias y recupere el dinero desviado.

Un gasto educativo que garantice el derecho a aprender de todos los niños, exige transparencia, rendición de cuentas y ruptura de viejas inercias.

[1] El orden de aparición obedece al monto de irregularidades detectadas (de mayor a menor): Veracruz ($483,734,400), Coahuila ($285,749,900), Oaxaca ($185,067,000), Sonora ($176,431,100), México ($143,739,200), Chiapas ($143,117,500) y Jalisco ($135,851,500).

Compartir