boletin-de-noticias¡SUSCRÍBETE AQUÍ Y RECIBE
EL BOLETÍN DIARIO EN TU CORREO!

  • Noticias
  • Eventos
  • Campañas
  • Blogs y más

NOTICIAS DE HOY

Superemos el bajo rendimiento escolar | Opinión

La Jornada de Guerrero | Xavier Carreto A.|  14.febrero.2016

Esta semana la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) dio a conocer el informe “Estudiantes de bajo rendimiento. ¿Por qué se quedan atrás y cómo ayudarles a tener éxito?”. Existen, dice el reporte, varios factores que afectan el desempeño de los alumnos, entre otros, el bajo nivel socioeconómico, el no acceder a preescolar y la repetición del grado escolar. A lo anterior habría que agregar el ausentismo de los profesores. Se trata de niños y jóvenes desmotivados, que no tienen una buena vinculación con su escuela y por ello se rezagan.

Asimismo, los datos se relacionan mejor al conocerse el perfil de los reprobados: El 71 por ciento tiene un bajo nivel socioeconómico, 86 por ciento habla lengua indígena, habitan en zonas rurales, pierden regularmente clases por lo cual no aprenden completos los contenidos de las asignaturas que cursan, específicamente matemáticas, ciencia y lectura. En consecuencia, los estudiantes de bajo rendimiento están destinados a abandonar la escuela para después integrarse a la economía informal con bajos ingresos, pues no tienen acceso a empleos de calidad ni competencias para mejorar y en edades avanzadas, no cuentan con una pensión por no haber cotizado en instituciones de seguridad social.

Este es el último resultado del examen Pisa, aplicado a un millón 472 mil alumnos mexicanos, egresados de primaria, secundaria y bachillerato. En sus resultados se refleja la realidad de nuestro país. Respecto a la pobreza y precariedad, como se sabe, en México hay 55 millones de pobres, cerca del 50 por ciento de la población, de acuerdo con los datos del Inegi. También debe puntualizarse que el salario mínimo que se paga está por abajo del umbral de la pobreza y más de la mitad de la población económicamente activa (PEA) está en la economía informal. Y concluye el informe: “Un estudiante mexicano socioeconómicamente desfavorecido, tiene una probabilidad tres veces mayor de tener un bajo rendimiento que un estudiante favorecido”.

Este informe de la Ocde retrata mejor la realidad del estado de Guerrero. Además, tenemos una gran dispersión poblacional en cientos de pequeñas comunidades, uno de los porcentajes de población indígena más altos y el ausentismo de los profesores, nos colocan en los tres primeros lugares en el ámbito nacional. En el caso de Acapulco, una limitación adicional es que la cobertura de preescolar, hasta hace un par de años era de 72 por ciento, afectando sobre todo a la periferia de la ciudad y a la zona rural del municipio.

Asimismo, estos datos comprueban que tanto el estrato social como la escolaridad alcanzada por los padres de los alumnos evaluados, que se estiman en 45 mil, alrededor del tres por ciento, son factores determinantes para tener bajos rendimientos académicos.

Si los guerrerenses aspiramos a tener una expectativa de vida superior a la actual, debemos tomar muy en cuenta las previsiones de este organismo, en el sentido de que si todos los estudiantes de 15 años lograsen, por lo menos el nivel básico de rendimiento en las tres disciplinas evaluadas: matemáticas, ciencia y lectura; el producto interno bruto (PIB) aumentaría un 50 por ciento, en las siguientes ocho décadas.

Con la reforma educativa se podría acceder a lo previsto, con ella el camino esta trazado para pasar de una escuela tradicional que sirve a las instituciones y se orienta a la instrucción, a una escuela vigorosa que mejora a los niños y jóvenes al privilegiar su aprendizaje. Asimismo, se fortalecerá por incorporar las mejores prácticas internacionales en materia educativa aplicadas a nuestra realidad nacional, estatal y municipal. Adicionalmente a la aplicación de la Ley del Servicio Profesional Docente, se ejecutarán en 2016 una serie de iniciativas administrativas, organizacionales, pedagógicas que propiciarán una participación de mayor autonomía y capacidad de decisión de las comunidades escolares en su quehacer cotidiano.

Lo anterior, al tener maestros seleccionados y en formación continua; directores promovidos con base en desempeños meritorios y su preparación, supervisados de manera sistemática por inspectores en su quehacer cotidiano, lo cual ahora no se hace. Para iniciar estas tareas se capacitarán a 2 mil supervisores, de los 16 mil existentes, para la operación inmediata de un Sistema de Alerta Temprana de alumnos en riesgo de no lograr los aprendizajes esperados.

Así también, se implementará un sistema informático automatizado de procesos administrativos en todas las escuelas. Otro respaldo será la asignación de recursos económicos directos a 75 mil escuelas y los directores puedan atender inmediatamente los requerimientos de mantenimiento y equipamiento, actividad que involucrará a los padres de familia, a través de los Consejos Escolares de Participación Social. Y el próximo verano, de acuerdo a los recursos disponibles, se incorporarán a las escuelas primarias, docentes para impartir talleres de lectura y escritura, inglés, tecnologías de la información, educación física y artística, como lo ha dado a conocer Javier Treviño, subsecretario de Educación Básica de la SEP (Revista Nexos, versión electrónica, 8/2/16).

La aplicación amplia y oportuna de estos programas, recursos y actividades anunciadas, requiere de la participación de todos los guerrerenses, ya sean padres de familia, integrantes de organizaciones sociales, comunicadores; no se diga de autoridades, maestros y directivos, pues de su correcta ejecución depende la superación de nuestros graves problemas.

Compartir