boletin-de-noticias¡SUSCRÍBETE AQUÍ Y RECIBE
EL BOLETÍN DIARIO EN TU CORREO!

  • Noticias
  • Eventos
  • Campañas
  • Blogs y más

NOTICIAS DE HOY

Calendario escolar frustra vacaciones; consideran que es pérdida de tiempo

Excélsior | Por Laura Toribio

La posibilidad de las escuelas para hacer adecuaciones al calendario escolar representó una problemática para familias que habían planeado salir de vacaciones o que tienen a sus hijos en diferentes planteles.

Para algunos alumnos y padres de familia, lo peor es que las últimas semanas del ciclo escolar son sólo una pérdida de tiempo, si te toma en cuenta que los maestros ya entregaron calificaciones.

De acuerdo con Pedro Velasco, director General Adjunto de Gestión de la Secretaría de Educación Pública (SEP), unos 63 mil planteles del país aprovecharon la facultad de hacer adecuaciones a su calendario escolar durante el ciclo 2016-2017.

De manera específica, 7% de las escuelas de educación básica eligieron el calendario de 185 días, mientras que 93% mantuvieron el calendario de 200 días, con los ajustes propuestos por la Autoridad Educativa Local, lo que permitió adecuar el ciclo escolar a sus contextos.

Otras  escuelas fueron autorizadas para realizar ajustes tales como los días para la realización del Consejo Técnico Escolar, respecto de los periodos vacacionales, así como de días festivos.

“Me parece que las autoridades no tomaron en cuenta el tipo de contratiempos que se iban a generar con el tema de los calendarios, pero para mi familia significó sacrificar las vacaciones; en el caso de uno de mis hijos que va en primaria me dijeron que había fechas tentativas de salida.

“Primero que el 14 de julio  y luego lo recorrieron al 21. Mi otro hijo que va en la secundaria sale hasta el 25 de julio”, reprochó Rebeca Lira, madre de familia quien tuvo que cancelar sus vacaciones porque los calendarios escolares de sus hijos Ángel y Axel, quienes van a la primaria Frida Kahlo y la secundaria José Vasconcelos 210, en Cuautitlán, Estado de México, no empataron.

Para Adriana Pantoja es injusto que su hijo Iker, que va a la escuela primaria México Independiente, ubicada en Ecatepec, tenga menos vacaciones cuando ya trabajó todo el ciclo escolar.

“Las evaluaciones ya se entregaron desde hace unas semanas y ahorita lo que están viendo la verdad ya es puro relleno y no me parece justo que tengan menos vacaciones y encima vayan a la escuela para no hacer nada”, manifestó.

Al respecto, David Calderón, de la organización Mexicanos Primero, planteó que esto es producto de una falta de enfoque, planeación y orientación para que los maestros puedan cerrar el ciclo escolar de una forma adecuada.

“Entonces hay la sensación  de los propios estudiantes y de sus familias de que las últimas semanas son pérdida de tiempo y a veces tienen toda la razón, lo que sucede es que los maestros mexicanos no han sido orientados para hacerlo bien y, en todo caso, si acabaron el material entonces deben tener una estrategia no improvisada para tratar las últimas semanas del ciclo escolar, pues siempre habrá cosas muy valiosas qué aprender, independientemente de las fechas administrativas”, expuso.

Consideró que, si bien la flexibilidad que ahora las escuelas tienen de elegir su calendario es una nota positiva, pues los maestros tendrán más autonomía para definir, por ejemplo, qué carga de horario le ponen a temas específicos, habrá que preguntarles a los padres de familia, los maestros y los alumnos los problemas específicos que enfrentaron con el calendario

“Los efectos tendrán que estudiarse, preguntarles a los padres, por ejemplo, cómo  les fue si tenían hijos en calendarios diferenciados, lo que uno se puede imaginar es que fue más complicado que pudieran salir juntos de vacaciones  y, por el otro lado, el peso de la rutina cotidiana  pues ahora ya no sólo es un problema de horario sino de calendario, que algunos padres  tendrán que seguir haciendo por algunas semanas más”, concluyó.

Adecuaciones

Las escuelas fueron autorizadas para realizar ajustes al calendario escolar de la SEP o al modificado por la entidad en donde se ubican, para adecuarlo a su contexto local específico, siendo las principales adecuaciones:

  • Ajustes a los días del CTE  (cambio de día de realización, contraturno o sabatino)
  • Ajustes respecto a los periodos vacacionales del ciclo.
  • Cambios en la calendarización por días festivos.

NO IMPONEMOS FECHAS: NUÑO

El secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, reconoció que con el tema de los calendarios escolares se pueden generar confusiones  debido a que los niños salen de vacaciones en diferentes fechas, según lo hayan elegido sus propias escuelas.

“Entiendo que a veces empieza una confusión porque salen en distintos tiempos los niños, pero la verdad es que no está tan complicado y esto responde a tener flexibilidad, sobre todo con las diferencias de climas  que existen en nuestro país, las diferencias regionales”, dijo.

“Sé que ha generado mucha duda, pero parte del tema de la reforma educativa es que nos tenemos que ir acostumbrando a darle más autonomía de gestión a las escuelas y a la propia comunidad escolar. Parece un poco confuso pero no lo es tanto, pregunten, por ejemplo en Mérida están felices”, acotó.

En este contexto, el secretario Nuño destacó que las escuelas son las encargadas de elegir su calendario a partir de las opciones de 185 y 200 días que dio la Secretaría de Educación Pública (SEP).

“No es una imposición, nosotros damos las opciones y cada escuela decide en que calendario se queda”, señaló.

En entrevista, el titular de Educación recordó que antes sólo había un calendario de 200 días lo que generaba malestar y queja por parte de algunas entidades como Yucatán y otras del norte del país, que argumentaban que en las últimas tres semanas de clase el calor era insoportable

“Entonces  cambiamos la ley para ofrecer dos calendarios, uno de 185 días y uno de 200;  y es una decisión de cada escuela cuál elegir, no es ni siquiera de cada estado”, insistió.

Reiteró que si las escuelas optaron por el  calendario de 185 días tuvieron que incrementar su jornada porque el número de horas al año debe ser el mismo, ya sea en un calendario de 185 o en uno de 200 días.

“La diferencia es  que en el de 185 tienen jornadas más largas y más vacaciones y en el de 200 tienen jornadas más cortas y menos vacaciones, pero son las mismas horas”, expuso.

Adelantó que en el próximo ciclo escolar se va tener una variante en el calendario de 200 días, toda vez que se tomarán los primeros  días para la realización de los Consejos Técnicos Escolares con el propósito de que los maestros conozcan el nuevo plan de estudios, de tal forma  que serán 190 días de clases.

 

Compartir