boletin-de-noticias¡SUSCRÍBETE AQUÍ Y RECIBE
EL BOLETÍN DIARIO EN TU CORREO!

  • Noticias
  • Eventos
  • Campañas
  • Blogs y más

NOTICIAS DE HOY

Retrocede en México el derecho de los niños a aprender; Aguascalientes, Zacatecas y Colima con mayor regresión

Animal Político | 18.mayo.2018

En 2016, Aguascalientes estaba en la primera posición en el Índice de Cumplimiento de la Responsabilidad Educativa (ICRE) de la organización civil Mexicanos Primero. Este ranking basado en 13 indicadores –entre ellos aprendizaje, permanencia en la escuela y condiciones materiales– analiza qué tanto están cumpliendo las entidades en garantizar a los niños, niñas y adolescentes su derecho a aprender. En la misma lista pero de 2018, presentada hoy, Aguascalientes se fue hasta la novena posición. Zacatecas pasó del segundo lugar al séptimo y Colima del tercero al 16.

En los resultados generales de este Índice se concluye que ningún estado en México cumple con su responsabilidad de garantizar el derecho a aprender en el nivel básico y, peor aún, los punteros del ranking pasado, que habían andado ya un camino, no lograron sostener su ventaja. Son otras 12 entidades las que han mejorado con respecto a hace dos años.

Mexicanos Primero no tiene una explicación puntual para esa caída. Jennifer L. O’Donoghue, directora de Investigación de la organización, explica en entrevista que el ICRE es un índice basado en datos duros (muchos obtenidos vía solicitudes de información). “Nos dice dónde estamos, pero no por qué”.

Sin embargo, O’Donoghue afirma que como cada entidad es responsable de prestar los servicios educativos en el nivel inicial, básico y especial, y en lo que respecta a formación de profesores en las normales, puede decirse que las variaciones de un periodo a otro y de una estado a otro son resultado de la voluntad estatal para atender el tema de la educación.

Esas variaciones no tienen que ver con la política educativa a nivel nacional, ni con la presencia o no de población indígena ni con el contexto socioeconómico en general. “Vemos estados como Puebla, con mucha pobreza, que están mejorando y otros, con un nivel de desarrollo alto, como la Ciudad de México que está empeorando. Más allá del contexto, depende de las decisiones y las acciones que se toman en cada entidad”.

De los 13 indicadores considerados por Mexicanos Primero para elaborar el ICRE, el gobierno federal no proporcionó información para los tres relacionados con infraestructura: porcentaje de escuelas con baños, porcentaje de escuelas con rampas para personas con discapacidad y porcentaje de escuelas con espacios recreativos.

“El Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa (Inifed) no ha cumplido con su responsabilidad legal de mantener actualizado un sistema de información, así que en esos tres indicadores decidimos utilizar los resultados del ICRE pasado, porque la respuesta a nuestras solicitudes fue que proporcionar los datos supera las capacidades técnicas del instituto, lo cual para nosotros resulta escandaloso, porque quiere decir que no tienen seguimiento a programas como el de Escuelas al Cien”, señala O’Donoghue.

Ante esa falta de trasparencia, el ICRE 2018 se centra en los otros diez indicadores para los que Mexicanos Primero sí obtuvo información. De eso se concluye que a nivel nacional se ha descendido en el indicador específico de aprendizaje, algo que quedó claro también con los resultados de la prueba PLANEA. No obstante, la investigadora destaca que 12 estados mejoraron su calificación.

El de mayor avance fue Sonora, que estaba en el lugar 19 en aprendizaje en 2016 y ahora está en el 13. Sin embargo, todavía tiene un nivel reprobatorio, en rojo, con apenas 51% de cumplimiento. “El reto es que continúen garantizando condiciones para el aprendizaje de los niños, niñas y adolescentes”.

Esta entidad mejoró también en la permanencia en la escuela (porcentaje de alumnos que llegan al primer año de media superior en tiempo y forma), en la participación de las familias y en reforzamiento al aprendizaje (el apoyo a niños con necesidades educativas especiales).

Campeche también avanzó en aprendizaje, en permanencia, en atención educativa a los niños desde los tres años y en idoneidad docente; es decir, en el porcentaje de normalistas con resultado idóneo en el concurso de ingreso, lo que refleja una mejora en la formación inicial de los profesores, no en su desempeño ya en servicio. Sin embargo tiene muchos retos todavía, porque estaba muy abajo en cuanto a garantizar el derecho a aprender, tanto que apenas registra 37.3% en atención en primer año de preescolar.

Puebla lleva varios años mejorando. Ahora está en tercer lugar general cuando se encontraba en el sexto en 2016. Sus áreas de mejora son en la tutoría. “Es un ejemplo en asegurar que sus maestros de nuevo ingreso tienen un tutor, y está garantizando la atención de los niños desde preescolar, gracias a una estrategia en la que ubicaron los municipios con la tasa más baja de ingreso a la escuela, para ir casa por casa inscribiendo a los menores”. Tlaxcala, Yucatán y Guanajuato son otras entidades con avances, pero igual son estados con indicadores todavía en rojo, como en el caso de aprendizaje, con 49%, 55.6% y 43.5%, respectivamente.

Los que no mejoraron en ningún indicador fueron Chiapas, Durango y Nayarit. Coahuila y Ciudad de México están empeorando en aprendizaje y permanencia. Los que más han bajado en todos los indicadores son Durango, Jalisco, Tabasco, Colima y Guerrero. “Estos son focos rojos. Jalisco tiene un problema en permanencia, eso es su punto crítico y debe entender por qué los jóvenes no siguen en media superior y corregirlo. Guerrero bajó mucho en aprendizaje, en idoneidad de maestros y no está dando apoyo a las escuelas en supervisión”, señala la investigadora.

Aunque reconoce que necesitan analizar información más allá del ámbito educativo para el caso de estados como Guerrero, donde la violencia impacta el desempeño y la permanencia en el colegio.

En México, dice O’Donoghue, los profesores tienen que trasladarse mucho para llegar a sus escuelas. “Eso no ayuda en un contexto (de violencia) como el que tenemos, tampoco ayuda para la permanencia de los alumnos en las aulas. Se necesita hacer mucho más para la formación de maestros que sean de las comunidades y esto es una cuestión también más de voluntad. Hay que garantizar, además, la cobertura educativa, porque con cada kilómetro más de distancia, sobre todo en el caso de las niñas, baja 10% la probabilidad de que vayan a la escuela”.

 

Compartir