Alcanzar al mundo

Escrito por CLAUDIO X. GONZÁLEZ G el 30 Noviembre 2011. Publicado en Claudio X. González - Blog, Blog de Mexicanos Primero | Vistas del artículo: 3534

Metas, el más reciente estudio de Mexicanos Primero (disponible en www.mexicanosprimero.org) demuestra que tenemos un enorme rezago frente al mundo tanto en cantidad como en calidad educativa, lo mismo en el ámbito público como en el privado. También sustenta que, al paso que vamos, nos llevaría 50 años alcanzar el promedio de la OCDE en matemáticas y 170 en comprensión lectora. Eso con una condición: que el  promedio no se mueva.

No podemos admitir esa situación. Estamos obligados a un cambio de fondo que le permita a cada mexicano desarrollar su talento. Si logramos eso, "otra le va a cantar a México".

Países de todas las latitudes han demostrado que se puede variar el curso  educativo de una nación y con ello el curso de dicha nación. Las implicaciones: mejora en empleo, remuneraciones, competitividad, creatividad, seguridad, Estado de derecho, derechos humanos y participación ciudadana. En resumen, bienestar.

Para lograrlo, Mexicanos Primero plantea alcanzar al mundo desarrollado en cantidad y calidad educativas para el año 2024. Sí, alcanzar al mundo. Se puede si cumplimos las siguientes condiciones:

1. Ser realistas. Tenemos que ser francos y socializar la difícil situación de la educación y sus consecuencias funestas, no para flagelarnos, sino como acicate para el cambio.

2. Tener confianza en nosotros mismos. Dice David Calderón que "estamos como estamos porque aún no acabamos de decidirnos a ser como queremos". El carácter de las naciones, como el de las personas, se forja al perseguir una visión, un sueño, un ideal.

3. Ser exigentes y ambiciosos. Si queremos medir 1.15 metros en la vida y  lo alcanzamos, seguiremos siendo enanitos en el contexto internacional. Nos tenemos que medir con los más desarrollados del mundo. Solo así podemos aspirar a su nivel de vida y sus oportunidades. Por eso planteamos que para el año 2024, todo joven mexicano termine el bachillerato y que al concluirlo tenga resultados equivalentes a los de los jóvenes del mundo desarrollado en comprensión lectora, matemáticas y ciencias.

4. Tener visión. No nada más metas altas, sino los cómos para alcanzarlas. Mexicanos Primero plantea tres vías, no exclusivas, pero sí fundamentales: la profesionalización magisterial, el uso más eficaz y transparente del gasto educativo y el lograr escuelas con mayor autonomía y participación de los padres de familia.

5. Ser veloces. Quienes nos aventajan y también quienes están a nuestra zaga se mueven. Nosotros también, pero como la tortuga, no como la liebre. El siglo XXI será de las liebres. Por lo tanto, nuestro mantra debe ser: ¡acelerar el paso!

6. Tener valor. Se requerirá para enfrentar a los intereses creados; a los complacientes; a los reaccionarios; a los corruptos y a los corruptores; a quienes maltratan y humillan a los maestros y luego dicen ser sus protectores. Valor también para exigir de los políticos que dejen de usar a la educación como moneda de cambio para sus intereses.

7. Ser tenaces. De otro modo no podremos vencer las resistencias y los malos hábitos que nos han puesto en la situación en la que estamos. Tenemos que decirle no al ausentismo, a los paros, a las comisiones, a los aviadores y al despilfarro de recursos. Si no hay turbulencia, tendremos un signo inequívoco de que no estamos haciendo lo suficiente para cambiar todo lo que hay que cambiar.

8. Asumir responsabilidad todos. Es la hora de la educación. Con unidad de propósito, tenemos que probar que la escuela no es "de gobierno", sino que es de la comunidad escolar, de los maestros, de los padres de familia, de los ciudadanos.

9. Ser generosos. De vez en vez se le presenta a una generación la oportunidad histórica de hacer un cambio de fondo que beneficie a futuras generaciones. Tengamos la generosidad y la altura de miras para hacerlo.

Acerca del autor

CLAUDIO X. GONZÁLEZ G

CLAUDIO X. GONZÁLEZ G

Fundador de Mexicanos Primero

← Conoce mi trayectoria.

Compartir

 

¡Deja un comentario!

Para comentar, escribe tu nombre y correo electrónico,