Discurso: Los 300

Escrito por CLAUDIO X. GONZÁLEZ G el 12 Septiembre 2013. Publicado en Claudio X. González - Blog, Blog de Mexicanos Primero | Vistas del artículo: 5520

Palabras de Claudio X. González Guajardo en la Comida Anual de los 300 líderes más influyentes de México

La educación es libertad. La educación es crecimiento. La educación es seguridad. La educación es equidad y democracia.  La educación es bienestar.

Y sin embargo, hemos descuidado a la educación.

Nuestros niños van menos horas, días y años a la escuela que sus pares del mundo; hasta el 80% de cada generación de nuestros jóvenes reprueban o pasan “de panzazo” las pruebas internacionales; menos del 1% de nuestros estudiantes, tiene nivel de excelencia en matemáticas.

Podría seguir, pero creo que todos conocemos la difícil situación y la resultante desventaja para México.

El tema no admite remedios superficiales. Se requieren cambios sistémicos. Nada de administrar la educación, se tiene que transformar.

Proponemos las siguientes metas:

  1. Alcanzar al mundo en cantidad educativa, es decir, lograr 13 años de escolaridad promedio por mexicano, después de cursar ciclos escolares de 200 días, de por lo menos 6.5 horas cada día; y,
  2. Alcanzar al mundo en calidad educativa, obteniendo resultados en PISA equivalentes a los de los países de la OECD en comprensión lectora, matemáticas y ciencias.

México tiene que levantar la mirada, aspirar alto y estar dispuesto a luchar y sacrificar para concretar los cambios y alcanzar las metas.

¿Cuáles son esos cambios?

Son muchos, pero hay que priorizar los siguientes 4:

  1. Que el estado mexicano recupere la rectoría en la materia.

Esta es condición necesaria del resto de los cambios. Con el arreglo político-corporativo actual, no es posible abordar las transformaciones necesarias. El Estado tiene que recuperar el volante, el acelerador y el freno en la materia. Para ello cuenta, Sr. Presidente Electo, con nuestro apoyo, pues los mexicanos lo eligieron a usted para la tarea, no al Sindicato.

A éste efecto sugerimos: establecer la condición de empleados de confianza de directores y supervisores; extinguir las comisiones mixtas que no tengan que ver estrictamente con temas de justicia laboral; y, acabar con el dominio del Sindicato sobre la selección, promoción, pagos y estímulos a los maestros.

Si no se recuperan las plazas, no se recupera la plaza.

2. Profesionalización docente.

Todos tenemos que estar a favor de los buenos maestros y directores. Sin ellos no puede haber calidad educativa.

Una palabra clave para la mejora docente, es la palabra mérito. Pugnamos por condiciones para que sean los mejores, los que más enseñan y más se empeñan, los que más prosperen.

Para lograrlo es indispensable: que todas las plazas, y no únicamente las de nueva creación, se concursen; que las plazas de director y supervisor, también se otorguen por concurso; establecer la obligatoriedad legal de la evaluación universal de maestros y que tenga consecuencias; y, mejorar la formación inicial de los mismos.

Recordemos, el derecho a la educación no es el derecho a ir a la escuela, es el derecho a aprender.

3. Mayor autonomía para las escuelas y mucho mayor participación de los padres en las mismas.

Dotar a las escuelas de identidad jurídica propia y de mayores facultades de gestión es clave para lograr calidad.

Por otro lado, tenemos que reconocer que todos somos responsables de la situación de nuestra educación, y todos somos responsables de contribuir a su mejora.  Cada quien tiene que determinar, a nivel personal, familiar, de su comunidad escolar y del País, que hacer para adelantar la educación de calidad.

4. Y último, un gasto transparente y eficaz.

Sr. Presidente Electo, ¿cómo vamos a combatir la corrupción en el País si la tenemos enquistada en la educación? Es imperativo que se eliminen las prácticas de despilfarro e ineficacia. No son eventuales y marginales – responden a condiciones estructurales.

Para cambiar esta situación se requiere: un padrón confiable de maestros;  una nueva fórmula, más auditable y progresiva, de gasto; y, más eficaces esquemas gubernamentales y ciudadanos de vigilancia sobre el uso de los recursos. También aquí se requiere de calidad; calidad en el gasto.

En este tema, mención especial merecen los comisionados sindicales. Mexicanos Primero ha podido documentar la existencia de por lo menos 22,353. El costo al erario de mantener a ese personal es de más de 1,700 millones de pesos anuales. Ante este agravio tan evidente a la educación, a la hacienda pública y a todos los mexicanos, nosotros tenemos una propuesta: ¡Fin al abuso! ¡Fin a las comisiones sindicales!

¿Cómo? Le solicitamos que en el siguiente presupuesto de egresos no se contemplen recursos para cubrir esas plazas. Si el Sindicato quiere comisionados, que los pague. Los miles de millones de pesos liberados, se deben destinar para la capacitación y estímulo de los verdaderos maestros y directivos del País. Afortunadamente, hay muchos y buenos

Sr. Presidente Electo, estamos listos para proponer. Estamos listos para trabajar. No le podemos pedir lo imposible, pero si exigirle lo que con valor y entrega sea realizable para mejorar la calidad educativa.

Usted ha demostrado eficacia política a lo largo de su carrera pública, misma que será puesta a prueba en los meses venideros por iniciativas en materia laboral, energética y fiscal.

Lo que pedimos es que dicha capacidad política también se utilice para transformar la educación en México. Es mucho, mucho lo que se puede lograr en los próximos 6 años.

Ahora es cuando. No será fácil e inclusive habrá que aguantar turbulencia. Pero bien lo vale, porque en este tema nos jugamos el futuro.

Acerca del autor

CLAUDIO X. GONZÁLEZ G

CLAUDIO X. GONZÁLEZ G

Fundador de Mexicanos Primero

← Conoce mi trayectoria.

Compartir

 

¡Deja un comentario!

Para comentar, escribe tu nombre y correo electrónico,