El México de las causas

Escrito por JUAN ALFONSO MEJÍA LÓPEZ el 25 Octubre 2017. Publicado en Blog de Mexicanos Primero | Vistas del artículo: 212

Publicado en El Heraldo 125|10|2017

La semana pasada se cumplió un mes de la tragedia. Ahora las y los mexicanos nos identificamos por las generaciones del sismo del 85 o del 19S , ya sea porque experimentamos uno de los movimientos telúricos, los dos o ninguno. Tres generaciones conviven 32 años después en el presente mexicano, decididas a que el derrumbe no camine sobre ellas.

En 2017, de la confusión pasamos a la congoja y, si bien es cierto que la desgracia se amontonó piedra sobre piedra, no hubo fatalismo porque triunfó la esperanza.

Después de la emergencia, en la que sabemos conducirnos por diversas circunstancias, viene una fase de naturaleza distinta y, hasta cierto punto, incierta para muchos mexicanos. La reconstrucción exige perseverancia, no sólo levantar ladrillos, varillas y cemento. De ahí la interrogante: ¿cómo canalizar el malestar personal y social a partir de un desastre natural en nuestra particular circunstancia?

En el temblor de 85 fue bastante claro: en contra del presidente y contra el PRI. En 2017, esos dos actores están incluidos, pero no se limita a ellos; hay que sumar a toda la clase política.

Quienes participamos en Mexicanos Primero, lo hacemos porque tenemos una causa: el Derecho de Aprender de las niñas, niños y jóvenes en México. Asumimos una aspiración: la edificación de una sociedad justa e incluyente, donde todas y todos podamos llegar a ser la mejor versión de nosotros mismos. Como derecho humano, la educación es la mejor vía para conducirnos al México de nuestras aspiraciones, con una educación incluyente para todas y todos.

Actuamos bajo una lógica de emplazamiento desde una década; como sociedad civil nos respaldamos en la precisión de los datos, la claridad del argumento y la evidencia de las mejores prácticas en México y el mundo, para exigir el cumplimiento de metas, la honestidad en el manejo de los recursos y la transparencia en la toma de decisiones.

La premisa según la cual la clase política en su conjunto es el origen de todos nuestros males parece reduccionista. Buena parte de la sociedad se mira al espejo desde hace tiempo y le disgusta cada vez más su reflejo. Se trata de un pro- ceso de madurez política que no es nuevo, que pasa por la desafección de la vida política partidaria, pero no se limita a ella. Aunque 32 años parecen demasiado, los sismos de 85 y el 19S pueden tener implicaciones positivas para el desarrollo democrático de México. La diferencia entre ambos momentos es la consciencia de “esa posibilidad”. Mexicanos Primero, como otras organizaciones civiles, pertenece a este tiempo, que abraza una causa y es consciente de que lo público nos pertenece a todos. La organización es tan importante como el sentido de humanidad. Agradecemos este espacio para hacer tangible, semana a semana, nuestra urgencia perseverante.

Acerca del autor

JUAN ALFONSO MEJÍA LÓPEZ

JUAN ALFONSO MEJÍA LÓPEZ

¡Deja un comentario!

Para comentar, escribe tu nombre y correo electrónico,