El México de tod@s , el México de las causas

Escrito por JUAN ALFONSO MEJÍA LÓPEZ el 05 Mayo 2017. Publicado en Blog de Mexicanos Primero | Vistas del artículo: 166

Publicado en Noroeste 30.04.2017

Mexicanos Primero cumple diez años. No es mi intención llamar su atención sobre el número de años señalados, pero sí sobre lo que representa. Que un grupo de mexicanos haya decidido salir de la comodidad del anonimato, de la conformidad de su entorno y de la mera sugerencia a la que estuvimos acostumbrados para impulsar el cambio social, sí es de llamar la atención. Para ejercer nuestra ciudadanía a plenitud, no se necesita permiso, sólo se necesita decisión para empezar.
Yo los conocí en una oficina de gobierno, en la Secretaría de Educación Pública. Llamó poderosamente mi atención la libertad de tono y de propuesta con la que se expresaban. Reclamaban para sí información pública que, según decían, le pertenecía a los mexicanos –no al gobierno-. No hablaban a nombre de nadie, lo hacían a cuenta propia. Tenían precisión en los datos y sabían perfectamente lo que buscaban; hoy entiendo que no era terquedad, se llama convicción. No afirmaban tener las respuestas de todo, pero sí las preguntas necesarias. Confieso haber sentido un dejo de admiración, que hoy también es de agradecimiento.
Sabemos, y hemos padecido en México, la falta de una larga tradición de exigencia ciudadana con base en evidencia, comunicación social y propuesta. Existen ejercicios muy meritorios en el ámbito de lo filantrópico, de colaboración por la vía del donativo y del apoyo a las tareas de gobierno. En este sentido, hay que aplaudir el aporte de muchas de estas iniciativas para complementar y ofrecer alternativas a los gobiernos, federal y estatales, de la misma forma en que se ofrecen iniciativas culturales y sociales en beneficio de la sociedad en general. A todas ellas, les debemos un amplio reconocimiento y agradecimiento.
Cuando una de estas organizaciones hermanas logra su cometido, son todas quienes trascienden con ella. El logro de una es el logro de todas. Mexicanos Primero cumple 10 años de pertenecer a un rompecabezas al que se le añaden piezas de distintos colores, formas y tamaños. Forma parte del “México de las causas”, un País en plena construcción que exige de tod@s.
Cuando Mexicanos Primero se fundó, lo hizo con una doble intencionalidad: por un lado, propuso convertirse en un referente sobre la educación de calidad como derecho humano, al tiempo que hacía de éste un detonador de la justicia y el progreso social en el País; por otro lado, marcar el accionar de una organización que contribuyera en la construcción decidida de una cultura ciudadana corresponsable con lo público.
Así se lo expliqué a una altísima autoridad del Gobierno esstatal donde me correspondió fundar el capítulo de Mexicanos Primero Sinaloa. Pero algo debí de haber omitido en mi argumentación, porque el político me miró de manera extraña y quizás hasta creyó que me burlaba de él. Me dijo: “Bájenle de tono, porque parece que nos estás exigiendo”.  Entonces sí me di cuenta que, lo que nos toca, o no lo estamos haciendo bien o esta parte de México se niega a escuchar. En todo caso, nuestra urgencia perseverante exige de nosotros insistir para acercar estos mundos en la definición de lo que ES público, a favor del derecho humano de la niñez y la juventud en México. Nos corresponde.
Quiero entender qué es lo que desconcierta, y tengo una ligera idea. Lo que no es común es la labor de emplazamiento: que la sociedad civil, con datos en mano y evidencia de las mejores prácticas en México y el mundo, exija en forma pacífica y por las vías legales de la democracia el cumplimiento de metas, la honestidad en el manejo de los recursos y la transparencia en la toma de decisiones.
No contamos con mandato alguno, a diferencia de las autoridades. Vivimos para una causa, sin plazos fijos que determinen nuestras convicciones. No cumplimos una función, elegimos vivir así.
Nuestra libertad de conciencia, de expresión, de asociación, así como nuestro derecho a la participación nos faculta para investigar y comunicar, para reunirnos y proponer, sin que debamos esperar a la autorización o complacencia de los funcionarios o de otros actores sociales.
Mexicanos Primero es, antes que nada, una IDEA; tiene forma de organización, eso es todo. Eso sí, es una de esas “ideas” a las que se refería Oscar Wilde cuando afirmaba ser “perfectamente capaz de creer en cualquier cosa, a condición de que se tratara de algo increíble”; y si de ideas se trataba, “tenía que ser desafiante”, si no, ni siquiera valía la pena considerarla.
Para quienes integramos la sociedad civil mexicana, al poder de actuar se le llama también libertad. La transformación que México reclama no necesita de honores, de fuero o ni de cargo público alguno. Sólo necesita de nosotros, de decidirnos a empezar.
¡Sólo la educación de calidad cambia a México!
Que así sea.
PD. Muchas gracias a todos por la generosidad de sus palabras en estos últimos días. Me comprometen y lo asumo con profundo gusto.

Acerca del autor

JUAN ALFONSO MEJÍA LÓPEZ

¡Deja un comentario!

Para comentar, escribe tu nombre y correo electrónico,