Libertad de expresión y educación

el 10 Diciembre 2018. Publicado en Blog de Mexicanos Primero | Vistas del artículo: 474

Publicado en El Heraldo de México | 5.11.2018

El 24 de octubre de 2018, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) resolvió que el spot de Mexicanos Primero titulado “¿Y si los niños fueran candidatos?”, no beneficiaba ni perjudicaba a un candidato o partido político en particular, pero sí contenía elementos explícitos encaminados a lograr que los ciudadanos votaran a favor de la opción que apoyara la transformación educativa. Por lo tanto, considera que constituía propaganda electoral prohibida de acuerdo al artículo 41 de la Constitución.

No es la primera vez que ese tribunal se encuentra frente al 41 constitucional, pero sí es la primera vez que se enfrenta a esa prohibición en el análisis de un spot que surge de una organización civil y que ambos –spot y organización- tenían un solo fin: la defensa y promoción del derecho humano a la educación.

Durante la discusión del asunto, todos los que integran la Sala Superior, reconocieron expresamente que la prohibición del 41 constitucional es una restricción a la libertad de expresión.

Partiendo de ese reconocimiento común, la sala tuvo la oportunidad de preferir una interpretación menos restrictiva y más garantista; es decir, tomar en consideración el bien protegido por el artículo 41 -la equidad de la contienda electoral-, empatar eso con la determinación de que el contenido del spot no iba en contra o a favor de ninguno de los entonces candidatos y resolver que no era propaganda electoral prohibida, sino una manifestación de ideas protegida por la libertad de expresión. De hecho, así se pronunciaron tres magistrados.

Sin embargo, para la mayoría que aprobó la decisión, al tratarse de una restricción constitucional, debía ser aplicada de manera tajante sin interpretaciones.

Desde Mexicanos Primero, argumentamos -y lo seguiremos haciendo- que siempre debe prevalecer la libertad de expresión, sobretodo cuando se trata de la defensa y promoción del derecho a la educación. No somos los únicos que pensamos así. Muchas voces han cuestionado la restricción a la libertad de expresión que representa el artículo 41 desde su origen en 2007.

La OEA ha expresado en reiteradas ocasiones, la más reciente en su informe preliminar sobre el proceso electoral 2017-2018, su preocupación por el 41 constitucional y “recomienda a las instituciones mexicanas procurar una interpretación de dicha prohibición constitucional en el sentido que maximice la protección de los derechos a la libertad de información y expresión de todo ciudadano, el cual debe tener incluso mayor garantía en el escenario de un proceso electoral”.

Esperemos que, en este nuevo gobierno, los legisladores federales y los jueces constitucionales escuchen a estas voces. Nosotros valoraremos acudir a instancias internacionales en defensa de la libertad de expresión de las organizaciones de la sociedad civil. Seguiremos trabajando para que el gobierno en turno apoye la transformación educativa.

¡Deja un comentario!

Para comentar, escribe tu nombre y correo electrónico,