Lo que la CNTE no quiso apoyar

Escrito por PABLO VELÁZQUEZ el 07 Agosto 2015. Publicado en Blog de Mexicanos Primero, Equipo de Mexicanos Primero - Blog | Vistas del artículo: 3906

El Programa de Escuelas de Excelencia para Abatir el Rezago Educativo, ahora conocido como Programa de la Reforma Educativa, invirtió en este su primer año 7.5 mil millones de pesos para subsanar las carencias más elementales en las escuelas. Un centenar de las más necesitadas quedaron fuera del Programa porque la CNTE negó el acceso a las escuelas.

La fanpage en Facebook llamada “Las Escuelas Jodidas de México” ha mostrado de manera visceral las carencias de infraestructura física en las escuelas públicas del país. En la página, podemos ver fotos de escuelas (mejor dicho, no escuelas) en condiciones paupérrimas y peligrosas para docentes y alumnos. La mayoría de las fotografías son de centros escolares ubicados en Chiapas, Guerrero, Michoacán y Oaxaca. Al ver las fotos, uno no puede dejar de preguntarse: ¿dónde está el Gobierno para remediar estas necesidades? ¿Qué pasa con el presupuesto destinado a educación que no llega a donde debe de llegar y no arregla lo que debería de arreglar? ¿Por qué los niños tienen que aprender en escuelas sin piso y los maestros tienen que enseñar en escuelas sin pizarrón? ¿Quiénes han fallado aquí?

Antes de 2013, no contábamos con información nacional confiable y actualizada del problema de infraestructura en las escuelas públicas del país. Gracias al Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos de Educación Básica y Especial (CEMABE), tenemos un diagnóstico más certero de cuáles escuelas necesitan qué en términos de infraestructura. Con base en la información del Censo y por demanda ciudadana, el Gobierno decidió lanzar el Programa de Escuelas de Excelencia para Abatir el Rezago Educativo (PEEARE), ahora conocido como Programa de la Reforma Educativa, con el fin de subsanar las carencias más elementales en las escuelas con base en el Índice de Carencia por Escuela (ICE), lo cual considera cinco variables: agua, piso, baños, mobiliario y tipo de inmueble. La inversión en el primer año fue de 7.5 mil millones de pesos.

Lamentablemente, no todas las escuelas fueron censadas en 2013 y, como consecuencia, un centenar de las más necesitadas quedaron fuera del Programa. Le toca a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) – la cual negó el acceso a las escuelas – explicar por qué condenaron a miles de escuelas a seguir sufriendo las carencias de agua, luz y baño con tal de preservar sus canonjías.

Tabla 1. Entidades federativas con mayor porcentaje de escuelas no censadas por negativa

Estado % de escuelas no censadas por negativa
Michoacán 53.0%
Chiapas 50.1%
Oaxaca 44.1%
Guerrero 5.6%

En el sitio de Facebook mencionado arriba se muestran fotos de la Escuela Secundaria Revolución Mexicana (Clave de Centro de Trabajo: 12ETV0920E) en el municipio de Ayutla de los Libres, Guerrero, y la Escuela Primaria Octavio Paz (Clave de Centro de Trabajo: 16DPR5228J) en el municipio de Lázaro Cárdenas, Michoacán. Ninguna de las dos escuelas fue censada, requisito básico para acceder a recursos del Programa.

Escuelas en malas condiciones en México

Escuela Primaria Octavio Paz

¿Qué ha pasado con el Programa de la Reforma Educativa? Ya terminó el primer ciclo escolar y poca información ha fluido en medios sobre esta inversión de 7.5 mil millones de pesos. Con miras a la inversión en el próximo ciclo escolar, toca al gobierno federal identificar las fortalezas del Programa para replicarlas y encontrar las debilidades para corregirlas.

Los beneficiarios

2,054 escuelas a nivel nacional fueron beneficiadas con recursos del Programa. 76% de ellas son escuelas regulares y el resto CONAFE.

Tabla 2. Escuelas beneficiadas por tipo de escuela y nivel educativo

TIPO DE ESCUELA NIVEL  
Preescolar Primaria Secundaria Total
CONAFE 0 4,047 865 4,912
Regular 2,491 9,244 3,507 15,242
Total 2,491 13,291 4,372 20,154

Los estados más beneficiados de este Programa, en término del porcentaje de escuelas públicas beneficiadas sobre escuelas públicas del estado, son Guerrero, Veracruz y Durango. Por otro lado, Tlaxcala, Distrito Federal y Aguascalientes fueron las entidades con un menor porcentaje de escuelas participantes sobre su universo de escuelas públicas.

Gráfico 1. Porcentaje de escuelas participantes sobre escuelas públicas totales por estado

Mexicanos Primero

Mexicanos Primero

En la gráfica 1, observamos la consecuencia de la poca cobertura del Censo en estados como Oaxaca, Chiapas y Michoacán. Tenemos, por ejemplo, que sólo 12 de cada 100 escuelas públicas en Chiapas participaron en el Programa. Como mostramos anteriormente, un centenar de escuelas que pudieron haber accedido a recursos federales para mejorar sus condiciones materiales no fueron siquiera censadas por capricho de la CNTE.

La reasignación

Ahora bien, antes de iniciar el Programa, hubo una reasignación de 2,993 escuelas por distintas razones, la principal es que la escuela ya había cerrado o no tenía prevista la continuidad del servicio para el próximo ciclo escolar. Sorprendentemente, 94 escuelas decidieron no acceder a participar en el programa.

Tabla 3. Razones por las que escuelas originalmente previstas en el Programa no fueron validadas

Razón por la que la escuela no fue validada % del total de no validados
N/D (No disponible) 0.03%
CT   originalmente no tenía ningún recurso asignado por compartir inmueble con otro CT beneficiario 18.11%
Autoridad Educativa Local (AEL)/CONAFE indican que el inmueble no cumple con los requisitos normativos para recibir inversión en infraestructura 6.48%
AEL/CONAFE informan que la escuela no accedió a participar en el programa 3.14%
AEL/CONAFE reconocen que las carencias que atiende el Programa han sido o serán atendidas por otra inversión 4.21%
AEL/CONAFE señalan que la escuela ya cerró o no se tiene prevista la continuidad del servicio 68.03%

De las 94 escuelas que no aceptaron participar en el Programa, más de 90% de ellas son de los estados de Chiapas y Guerrero.

Tabla 4. Distribución por entidad de escuelas que no aceptaron participar en el Programa

ENTIDAD Número de escuelas % del total
Chiapas 48 51.06
Guerrero 39 41.49
Michoacan 2 2.13
Nuevo León 1 1.06
Oaxaca 2 2.13
Veracruz 1 1.06
Yucatán 1 1.06
Total 94 100

En esta reasignación de escuelas hubieron estados ganadores y estados perdedores. Las entidades federativas que más ganaron fueron Morelos, Baja California y Tabasco, mientras las entidades federativas que más perdieron fueron Baja California Sur, Querétaro y Aguascalientes. Por ejemplo, en Aguascalientes se redujo en 62% el porcentaje de escuelas previstas para recibir recursos, mientras Morelos obtuvo un 23% adicional a las originalmente asignadas.

Gráfico 2. Porcentaje de cambio en escuelas beneficiarias vs escuelas originales del Programa

Mexicanos Primero

Mexicanos Primero

El gasto del recurso

Aunque a nivel nacional más de 99% del recurso programado ha sido dispersado a los centros escolares, hasta el 15 de junio de 2015 y a punto de terminar el ciclo escolar, a nivel nacional todavía queda pendiente de ejercer alrededor de 12% del recurso programado. El estado en donde menos recurso se ha ejercido es Nuevo León, con poco más de la mitad del recurso ejercido.

Gráfico 3. Promedio del porcentaje de recurso ejercido por entidad federativa

Mexicanos Primero

Mexicanos Primero

Además de ello, tenemos ambigüedades a la hora de reportar el destino del recurso. Por ejemplo, 4,999 escuelas reportan solamente “EN PROCESO” y 235 escuelas no reportaron información. Al no contar con esta información no podemos tener la certeza de que el recurso asignado fue aplicado en lo necesario.

Tabla 5. Escuelas públicas que especificaron gasto en sanitarios de acuerdo al estado de sanitarios

Estado de sanitario ¿El gasto incluye especifícamente sanitarios?
SI NO
Dispone de Baño 2,064 3,556
Dispone de Letrina u Hoyo Negro 1,226 2,206
No dispone del Servicio 983 1,485
No especificado 298 610
Total 4,571 7,857

En la Tabla 5 podemos ver el número de escuelas que especificaron gasto en sanitarios con recursos del Programa, sin contar las escuelas que mencionan “EN PROCESO” o “N/D”. Podemos observar que 4,571 escuelas especificaron gasto de instalación y/o mejora en sanitarios, mientras 7,857 escuelas no lo mencionaron como destino del gasto. De éstas, 3,691 escuelas necesitarían inversión en sanitarios de acuerdo al Censo (marcadas en rojo).

Pudo haber sido que algunas escuelas ya hayan arreglado la situación de los sanitarios o tenían carencias más apremiantes que cubrir. Es importante que en ejercicios posteriores, se corrobore que el recurso fue ejercido con eficacia y haya atendido –en la medida de lo posible- las carencias del plantel.

Las lecciones

1. Contar con un diagnóstico actualizado

Ante la falta de cobertura del CEMABE en 2013, es necesario realizar un nuevo censo de escuelas en los estados que presentaron resistencia para contar con un diagnóstico actualizado del problema y posteriormente, un nuevo diagnóstico nacional que permita actualizar la situación de las escuelas públicas en el país. Recibimos con beneplácito el necesario anuncio del secretario Emilio Chuayffet para censar 4,555 escuelas de educación básica en Oaxaca y finalizar el diagnóstico de la situación de 10 mil planteles más. Esta decisión es un buen paso hacia delante, pero resulta insuficiente. Para garantizar que ninguna escuela carezca de lo elemental es necesario tener el mismo diagnóstico para Chiapas, Guerrero y Michoacán, y asegurar que el proceso de reasignación siga el listado de escuelas más necesitadas de acuerdo al Índice de Carencia por Escuela.

En el próximo ciclo escolar se ejercerá nuevamente la cantidad de 7.5 mil millones de pesos para mejorar la infraestructura en los planteles escolares de educación básica. Si el Gobierno pretende atender a las escuelas más necesitadas, es necesario contar con un diagnóstico actualizado que incluya los estados que hemos mencionado.

2. Sistema de quejas y denuncia ciudadana

El Programa basa su funcionamiento en la buena fe de las directivos de las escuelas y padres de familia. Como punto básico, es importante darles a conocer a los padres de familia que su escuela participa en el Programa y cuál es el monto del recurso para mejorar la infraestructura escolar. Además, es necesario poner a la mano de los padres de familia y docentes mecanismos de denuncia y quejas sobre la aplicación del recurso. Estos actores deben conocer a qué instancias pueden acudir en caso de presenciar actividades irregulares e/o ilegales en la operación del Programa.

Actualmente, la página web del Programa permite enviar un correo electrónico a la Secretaría de Hacienda y a la Secretaría de Educación Pública Federal para dejar comentarios. Sin embargo, esto resulta insuficiente, pues no hay mecanismo de seguimiento explícito ni se garantiza que dichas acciones no vuelvan a suceder. Para que el Programa siga beneficiando a los que más lo necesitan es importante que el Gobierno auxilie a los involucrados en caso de presenciar irregularidades en el gasto.

3. Gasto eficaz y reportes del ejercicio del recurso

¿Por qué algunas escuelas han ejercido tan poco recurso a pesar de que el Programa arrancó hace casi un año? ¿Es falta de asesoría en cómo ejercer el dinero o falta de conocimiento en la comprobación? ¿Existe una sobre regulación que dificulta ejercer el recurso? Es importante que las escuelas cuenten con apoyo en caso de existir dudas sobre cómo gastar el recurso y cómo comprobar su gasto. Asimismo, la información sobre el gasto debe tener una manera más uniforme para reportarlo a las autoridades sin que deje de ser amigable para el centro escolar. Hasta el día 15 de julio, 4,999 escuelas sólo reportan “EN PROCESO” a la hora de preguntarles el destino del recurso. Para evitar ambigüedades y verificar que el recurso se utilizó en lo que realmente necesita la escuela, es importante generar reportes uniformes.

El Programa de la Reforma Educativa es un programa que busca beneficiar a las escuelas más pobres del país y garantizar que alumnos y docentes tengan un espacio digno donde aprender y enseñar. A los padres de familia les toca seguir involucrándose en la toma de decisiones del recurso, a los directivos les corresponde hacer buen uso y rendir cuentas de los recursos del Programa, a la sociedad civil le incumbe acompañar, evaluar y conocer el impacto del mismo y a las autoridades les atañe identificar las buenas prácticas para replicarlas y sancionar los actos irregulares para evitar que se repitan. Estaremos pendientes que así sea.

* La información usada para este análisis está disponible aquí.

Acerca del autor

¡Deja un comentario!

Para comentar, escribe tu nombre y correo electrónico,