¿Qué esperamos ver en una nueva ley docente? Parte 1

Escrito por JENNIFER O'DONOGHUE el 04 Diciembre 2018. Publicado en Blog de Mexicanos Primero | Vistas del artículo: 57

Publicado en Animal Político | 1.12.2018

Estamos en la cuenta regresiva para el cambio de administración en el gobierno federal. En el campo educativo, esto significa que después de meses de incertidumbre, caracterizado por un discurso de “cancelación” de la “reforma educativa”, pronto tendremos más certeza. El equipo del nuevo presidente ha anunciado que se presentará una nueva propuesta educativa en la primera semana de diciembre.

Para que el proyecto del gobierno entrante represente un avance, debe asegurar a cada docente la posibilidad de una trayectoria profesional orientada a promover su derecho a aprender así como el de sus estudiantes. Dicho de otra manera, la mejor forma de garantizar el derecho a aprender de las niñas, niños y jóvenes (NNJ) en México es garantizar el derecho a aprender de sus maestras y maestros.

Frente a la ya anunciada abrogación de la Ley General de Servicio Profesional Docente (LGSPD), esperamos una nueva ley que promueva y garantice los derechos profesionales de las y los maestros.
PUBLICIDAD

En este espacio, a lo largo de la semana, presentaremos cinco elementos fundamentales para garantizar a cada docente una trayectoria profesional basada en 1) perfiles claros y públicos; 2) formación inicial y continua que asegure que llegue al aula con las actitudes y herramientas para promover el aprendizaje incluyente; 3) procesos de selección y promoción justos y equitativos; 4) acompañamiento que apoye su desarrollo a lo largo de su carrera; y 5) sistemas públicos de información que faciliten un diseño, implementación, monitoreo y evaluación adecuada de la política educativa.

Perfiles docentes: La base de un sistema educativo

Una tarea crítica para cualquier sistema educativo es la construcción de “perfiles docentes”, un planteamiento de las actitudes y capacidades necesarias para trabajar como maestro, director, asesor o supervisor en el sistema educativo nacional. Un perfil docente establece – a grandes rasgos – lo que la sociedad espera de sus maestros, los agentes de cambio designados específicamente para defender y promover el derecho de todas las NNJ a aprender desde la escuela.

Este perfil, en turno, debe orientar todos los procesos vinculados con la trayectoria profesional de cada maestra y maestro: desde la formación inicial, la selección y la promoción, hasta la formación continua y el reconocimiento.

La idea de un perfil docente no es nueva. En el contexto mexicano, se establecieron perfiles elementales desde los inicios del sistema educativo nacional hace casi un siglo. Más recientemente, una tarea crítica de las reformas legales de 2013 fue la construcción de perfiles docentes más elaborados y diferenciados para distintas figuras educactivas. Estos mismos se publicaron por primera vez en marzo de 2014 y se han renovado cada año hasta la fecha, sin cambios mayores.

De acuerdo con funcionarios estatales[1], acordar perfiles para todas las figuras docentes del país representaba uno de los cambios más importantes en cuanto a la trayectoria docente porque les daba una guía más clara para la toma de decisiones.

Sin embargo, estos primeros perfiles se deben fortalecer. En una encuesta a docentes levantada por Mexicanos Primero en septiembre pasado[2], aunque 85% de los profesores participantes manifestaron estar de acuerdo con la existencia de perfiles docentes, uno de cada tres consideró que los perfiles actuales son inadecuados.

Progresar en la formación y acompañamiento de las y los maestros significa desarrollar perfiles docentes que sirvan para orientar efectivamente el sistema educativo nacional. Un paso en esta dirección sería enriquecer el proceso de su definición con una participación más amplia, sobre todo de docentes ya en servicio.

Asimismo, se debe asegurar – desde la ley y en las políticas educativas derivadas de ella – el uso de los perfiles como base para la trayectoria profesional docente. A nivel nacional, así como en las entidades, ha sido lento el desarrollo de programas y estrategias efectivos para garantizar el derecho de los maestros a una formación de acuerdo a estos perfiles. A este tema nos dedicamos mañana.


Referencias:

[1] Resultados de cuestionario “La escuela que queremos” aplicado en noviembre y diciembre de 2017 a funcionarios intermedios en autoridades educativas locales en ocho estados de la República.

[2] Resultados de encuesta en línea realizada en septiembre de 2018. Se envió a 1,400 docentes; se recibieron 256 respuestas. La encuesta consistió en 17 preguntas con opciones de respuesta en escala Likert: muy de acuerdo, de acuerdo, en desacuerdo, muy en desacuerdo.

Acerca del autor

JENNIFER O'DONOGHUE

JENNIFER O'DONOGHUE

Directora General

Compartir  

¡Deja un comentario!

Para comentar, escribe tu nombre y correo electrónico,