Tabletas: hacia el libro de texto interactivo

Escrito por DAVID CALDERÓN M. el 27 Julio 2011. Publicado en Blog de Mexicanos Primero, David Calderón - Blog | Vistas del artículo: 4121

Este primero de julio corrió en todo el mundo la noticia: los coreanos anunciaron su plan para hacer una transición total de sus libros de texto escolares a formato digital. Es el fruto de una convicción compartida y perseverante: desde 1996 existe una red digital educativa, que originalmente –como en México- sólo ligaba a universidades y centros de investigación- y a partir de 2000, la agencia de informática del Ministerio de Educación (KERIS) regula, ofrece cursos y asesoría, genera contenidos y promueve la integración tecnológica y la participación de las organizaciones civiles, las agencias multilaterales, los empresarios, los maestros y los padres de familia.

Lo interesante de la experiencia coreana no es que la tecnología sea realmente “de punta”, sino las reglas del juego. No están proponiendo otra cosa sino usar el hardware estándar, comercial, de las tabletas; en el presente, sus salones están equipados con versiones del pizarrón SMART, bastante parecidas a las de toda aula de Enciclomedia en nuestras primarias públicas. No tienen escondidas “armas de aprendizaje masivo”: lo que tienen es un sistema muy severo contra la corrupción (sí; también en Corea ha habido escándalos de corrupción y malas decisiones de inversión en equipos, pero la prensa ha sido tenaz en denunciarlos, los ciudadanos exigentes para pedir cuentas y los fiscales eficaces para perseguir a los responsables), una tradición de desarrollo de software que no cambia cada sexenio y una visión, en sus funcionarios mayores, de concentrarse en lo que sirve a los niños, y no en servirse de ellos.

Como ya le he compartido en otras ocasiones, los coreanos son un buen punto de referencia para los mexicanos, porque hace 35 años estaban en condiciones económicas y con un desempeño educativo bastante semejante al nuestro. Ya con los resultados de TIMSS 1995 (que en México, por cierto, no se hicieron públicos en su momento) fue evidente que se estaba abriendo una brecha entre ambas naciones. En los resultados de PISA 2009, el 20% más alto de México puntea como el 24% más bajo de Corea.

Las tabletas son un tipo de instrumento especialmente adecuado para el aprendizaje en la educación básica. Su arquitectura táctil, el hecho de que se puedan girar las imágenes, hacer acercamientos, cambiar la tipografía, tener a la mano ilustraciones muy detalladas y contar con soporte para video son el sueño de un educador moderno. Con el adecuado diseño de estrategias pedagógicas, permite una interacción rica entre maestros y alumnos, como pocas veces se ha dado en la historia.

Nuestro país tiene una tradición de libro de texto gratuito que es muy venerable, y que conviene cuestionar. Nadie niega el encanto de las actas de nacimiento que son un primor de caligrafía, pero pocos cambiarían la velocidad y certeza de los actuales sistemas informáticos para resguardar y presentar la identidad de cada uno, y por nostalgia regresar a la tinta china. Los libros en soporte de papel no van a desaparecer en poco tiempo, y hay un encanto innegable en la cultura de hojear, usar separadores o esconder mensajes en los cantos del volumen. Pero estamos de acuerdo que no es su condición de objeto la que lo hace valioso, sino su finalidad, actualizada por la competencia –o dañada por la incompetencia- de un maestro.

Tan sólo en el ciclo escolar que concluyó, se entregaron 188 millones de libros, de los cuales alrededor de cuatro millones y medio fueron desarrollados para 55 grupos lingüísticos diferentes por la Dirección General de Educación Indígena. Año tras año, el impresor más grande del mundo –a decir de los propios funcionarios- que es la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos, invierte alrededor de 10 pesos por libro, más el costo de transportación. La pregunta que nos podemos hacer es si no es momento ya de transitar a la versión digital, que se puede actualizar en horas, ajustar para necesidades regionales o de acceso por alguna discapacidad sensorial; para distribuir la colección, una sencilla descarga como de iTunes evitaría las miles de horas-hombre de logística para empaquetar y fletar. Ni qué decir de sus ventajas para los niños mismos: no les rompe la espalda, desarrolla la digitación y la coordinación fina, permite la navegación en hipertexto… las posibilidades se multiplican exponencialmente.

¿Y el maestro? La tableta no lo va a sustituir, aunque en las encuestas los profesores confiesan que su principal motivo para rechazar la introducción de la tecnología es la inseguridad acerca de su papel como conductor del aprendizaje. El libro de texto sí se hizo pensando en sustituir al maestro; en el mundo de hoy, los mexicanos necesitamos maestros que no teman habitar y crecer en el mundo digital y un gobierno responsable que no siga viviendo de las glorias del pasado.

Acerca del autor

DAVID CALDERÓN MARTÍN DEL CAMPO

DAVID CALDERÓN M.

Soy Cofundador y Presidente Ejecutivo de Mexicanos Primero.
Conoce mi trayectoria.

Compartir

 

¡Deja un comentario!

Para comentar, escribe tu nombre y correo electrónico,