Y la niñez qué

el 23 Mayo 2018. Publicado en Blogueros | Vistas del artículo: 937

Publicado en Animal Político 23|5|2018

El pasado 17 de abril, cuatro de los cinco candidatos a la Presidencia firmaron el Pacto por la Primera Infancia, iniciativa en la que participaron 335 organizaciones de la sociedad civil. Uno de sus propósitos es visibilizar los derechos de los niños y niñas de 0 a 6 años y hacer de la primera infancia una prioridad nacional. Con este Pacto los candidatos y la entonces candidata se comprometieron a disminuir el porcentaje de niños y niñas menores de 6 años que viven en pobreza; a reducir la desnutrición crónica y la anemia en menores de 5 años; así como a avanzar en la erradicación de todas las formas de violencia contra la infancia, incluido el maltrato infantil, la violencia sexual y los casos de desapariciones.

Otros de los compromisos que adquirieron son incrementar la lactancia en la primera hora de vida y la lactancia materna exclusiva en menores de 6 meses; aumentar el porcentaje de niños y niñas con un desarrollo infantil adecuado; asegurar que los menores de 3 años participen en programas de desarrollo infantil temprano y que los mayores de 3 años reciban educación preescolar de calidad; así como lograr que la mayoría tenga su esquema de vacunación completo, su registro oportuno y que las familias puedan participar en programas de habilidades parentales o de crianza.

Al firmar el Pacto por la Primera Infancia los candidatos también se comprometieron a cumplir cinco condiciones estructurales para llevarlo a cabo, entre las que se encuentran: incluir en el Plan Nacional de Desarrollo los objetivos y líneas de acción estratégicas necesarias para el cumplimiento de los compromisos del Pacto; establecer una política para el desarrollo integral de la primera infancia; realizar un monitoreo periódico de cada uno de los indicadores del Pacto; asignar en el presupuesto de egresos recursos visibles y suficientes para la política antes planteada; y reportar anualmente el avance en el cumplimiento de los compromisos del Pacto en el informe de gobierno.

El Pacto por la Primera Infancia cobra relevancia porque es la única iniciativa ciudadana que logra comprometer a los diversos actores de la sociedad a priorizar los derechos de los niños y niñas de 0 a 6 años y porque propone el establecimiento de una política pública para el desarrollo integral de la primera infancia.

Históricamente, los niños y niñas de 0 a 6 años no habían sido considerados un nicho electoral al no ser individuos que ejerzan el voto, por lo que el desarrollo de la primera infancia no era un tema fundamental en la disputa electoral, la firma del Pacto es un primer paso y es importante porque los descubrimientos acerca de la trascendencia que tiene la primera infancia, ha obligado a los candidatos a voltear e incluirlos. En esta etapa se llevan a cabo procesos que tienen repercusiones en la vida posterior de todos los seres humanos: se desarrolla el 90% del cerebro, así como las habilidades lingüísticas, motoras, cognitivas, de autocuidado y socioemocionales (Pérez-Escamilla, et.al., 2016). Además, se ha comprobado que invertir tanto en el bienestar como en el desarrollo de las niñas y los niños durante la primera infancia, genera mayor retorno social y económico e incide en la productividad, la salud y en la formación de las futuras generaciones (Mexicanos Primero, 2014; Cervantes, 2017).

A pesar de que se ha demostrado científicamente la importancia de la primera infancia, hasta el momento no existe en nuestro país una política pública específica para esta etapa; por el contrario, todos los días los derechos de los niños y niñas de 0 a 6 años son violados: en nuestro país 60% de los niños y niñas menores de 5 años son pobres (CONEVAL-UNICEF, 2014); más de un millón y medio de niños y niñas menores de 5 años padecen desnutrición crónica (INSP-UNICEF, 2015) y más de 2 millones padecen anemia (INSP, 2012). Todavía siguen fuera de preescolar 1.6 millones de niños y niñas (SEP, 2018) y 1,237 menores de 5 años fueron asesinados de 2010 a 2016 (INEGI, s.f.).

Las cifras que demuestran la violación de los derechos de las niñas y los niños de 0 a 6 años son impactantes, es por ello que se debe trabajar para reducirlas y, en la medida de lo posible, eliminarlas. Si queremos disminuir la delincuencia, la pobreza, la prevalencia de enfermedades crónicas y el abandono escolar, debemos invertir en primera infancia: designar un presupuesto visible que sirva para garantizar el cumplimiento de los derechos de todas las niños y niños y realizar un monitoreo constante de esta población mediante encuestas y evaluaciones para medir su desarrollo.

Pese a que la primera infancia es de los 0 a los 6 años, debemos trabajar en su cuidado desde la concepción, logrando que la madre también esté en un ambiente seguro, libre de estrés crónico y con interacciones adecuadas que permitan el desarrollo pleno del bebé para que alcance su mayor potencial. Sabemos que no todos parten del mismo punto porque las condiciones de desigualdad están presentes desde su nacimiento, pero sí podemos reducir las brechas si tenemos servicios de cuidado infantil de calidad, así como programas de habilidades parentales o de prácticas de crianza sensible y cariñosa, en los que se les enseñe a los padres a tener un mayor vínculo con sus hijos a través del juego porque está reconocido que éste es un buen método para el aprendizaje y que utilizar métodos violentos de disciplina tiene grandes consecuencias.

Poner la primera infancia en la coyuntura electoral les da a los niños de 0 a 6 años la oportunidad de tener un marco para la exigencia y cumplimiento de los derechos. Hasta ahora, firmaron ya tres de los cuatro candidatos presidenciales. Aunque el candidato de la Alianza “Juntos haremos Historia”, Andrés Manuel López Obrador, ha señalado que también firmará el Pacto, no lo ha hecho aún. Aunque firme, debe estar consciente que no basta con una rúbrica, se necesitan realizar acciones concretas que permitan el cumplimiento de los 10 compromisos y las 5 condiciones estructurales que lo conforman.

Pero no basta con el compromiso de los candidatos presidenciales, es necesario que todos los que están buscando un puesto de elección popular también integren la primera infancia en sus propuestas y se comprometan con ella. Es por ello que este 23 de mayo, los candidatos a la gubernatura de Yucatán firmaron el Pacto por la Primera Infancia, pero así como los candidatos presidenciales, deben saber que las organizaciones firmantes damos voz a los millones de niños y niñas con los que estamos en contacto todos los días, por lo que el compromiso es primordialmente con ellos y ellas. No debemos esperarnos hasta conocer los resultados electorales; el trabajo a favor de nuestra niñez debe comenzar hoy, porque de esa manera estaremos actuando a favor de nuestro México.

¡Deja un comentario!

Para comentar, escribe tu nombre y correo electrónico,