Artículos etiquetados con: derecho

Oaxaca: ¿Violación sistemática al derecho a la educación?

el 30 Julio 2014. Publicado en Blogueros, Blog de Mexicanos Primero, Equipo de Mexicanos Primero - Blog | Vistas del artículo: 15196

Publicado en Animal Político | 30.07.2014

Oaxaca es el segundo estado con mayor intensidad de rezago educativo del país, según el Índice de Desempeño Incluyente (2009-2013). De acuerdo con datos de CONEVAL la condición de rezago educativo afecta al 27.7% de la población en Oaxaca (el porcentaje a nivel nacional es de 19.2%). Además, derivado de los paros magisteriales, las y los alumnos pierden en promedio 70 días de clases cada ciclo escolar. Los resultados del Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos de Educación Básica y Especial (CEMABE), realizado por el INEGI durante octubre y noviembre de 2013 señalaron que en Oaxaca se identificó como personal comisionado a 238 personas; asimismo según datos del INEGI  (2011) muestran que en México entre las tasas más altas de analfabetismo está Oaxaca, con niveles superiores al 16% y en algunos municipios superiores al 34.2%. Oaxaca, por si todo lo anterior no bastara, fue la única entidad federativa que incumplió totalmente con su obligación de armonizar su legislación conforme a los contenidos de las leyes generales en el marco de la reforma educativa por la calidad de la educación.

Teniendo en cuenta las desafortunadas situaciones mencionados en el párrafo anterior, quiero reflexionar en torno a lo que en la doctrina de los derechos humanos se conoce como violaciones sistemáticas a los derechos humanos. Una violación sistemática ocurre cuando en un Estado se violan de manera constante y cotidiana los derechos humanos en un clima de total impunidad. En este caso, pretendo exponer de manera general la situación del derecho a la educación en Oaxaca, y en este tenor analizar si se viola el derecho el derecho a la educación de las niñas, niños y jóvenes oaxaqueños.

El Derecho a un buen maestro

Escrito por DAVID CALDERÓN M. el 15 Junio 2011. Publicado en David Calderón - Blog, Blog de Mexicanos Primero | Vistas del artículo: 5071

A la mejor Usted estuvo distraída o distraído, pero esta semana se sembró un semilla de un tamaño descomunal. Este lunes entró en vigor el decreto por el cual la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos cambió en su Título Primero; un cambio de nombre y un cambio de profundidad. El título dejó de ser “De las garantías individuales” y ahora es “De los Derechos Humanos y sus Garantías”. El cambio es enorme, es magnífico, es una promesa.

Por ejemplo, ya desde el Artículo Primero el acento se mueve de una visión estatalista a una más respetuosa de la soberanía originaria de los ciudadanos; donde antes decía: Todo ciudadano gozará de las garantías que otorga esta Constitución…, ahora dice: …todas las personas gozarán de los derechos humanos reconocidos en esta Constitución... Muy distinto es “reconocer” de “otorgar”; mis derechos nacen conmigo y son superiores y anteriores a todo arreglo institucional; nadie me los da, porque son míos desde siempre, y el papel de las leyes, del derecho positivo que comienza desde la Ley Fundamental, es reconocerlos, explicitarlos y armonizar su ejercicio en sociedad. El texto ahora vigente de la Constitución mexicana reitera la doctrina internacional de los derechos: universalidad, interdependencia e indivisibilidad, esto es, todos los derechos para todas y todos.

El tema educativo no se queda en la escuela

Escrito por DAVID CALDERÓN M. el 17 Diciembre 2009. Publicado en David Calderón - Blog, Blog de Mexicanos Primero | Vistas del artículo: 4592

La llegada de la época navideña trae consigo la sensación de un alto índice de inseguridad, por lo que cada uno de nosotros tomamos las debidas precauciones en este tiempo: procuramos salir más temprano del trabajo, estar atentos con el bolso o la cartera cuando subimos al transporte público o cuando caminamos por la calle.


Ya nos acostumbramos a cambiar en "automático" algunos hábitos cotidianos con el fin de minimizar riesgos de amenazas a la seguridad personal; peor aún, también hemos caído en el conformismo de vivir en un México en el que diariamente nuestra paz social es sacudida.