NUESTRAS ACCIONES

Desarrollamos una metodología de planeación estratégica con acento en la comunicación y el uso eficiente de recursos; nos conducimos con un modo de operación movilizador de bajo costo y alto impacto.

Nuestros proyectos son los de un programa de incidencia, defensoría y cualificación de la demanda; por lo tanto, nuestra tarea debe tener uno o varios de los siguientes impactos:

1. DIFUSIÓN Y CAMPAÑAS

Introducir temas y problemáticas del derecho a la educación y la participación de los ciudadanos en la opinión pública que son relevantes y no se han considerado los suficiente.

2. INVESTIGACIONES Y ESTUDIOS

Aportar evidencias y argumentos que superen las inercias de la costumbre o el abuso, y permitan delimitar las soluciones más viables.

3. ACTIVACIÓN Y ACTIVISMO

Convocar a los actores, en sus respectivos ámbitos de competencia, para que pasen a la acción y a decisiones concretas de política pública.


 

NUESTRAS PROPUESTAS

Nuesta propuesta está plasmada en dos grandes metas -los "qué"- y cuatro caminos -los "cómo"- para lograr transformaciones de fondo en la educación:

Meta 1: Trayectorias completas.
Alcanzar al mundo en cantidad educativa.

  • Todos y todas con bachillerato.
  • 12 años de escolaridad promedio por mexicano, después de cursar ciclos escolares de 200 días y 6.5 horas cada día, con calidad.

Meta 2: Trayectorias exitosas.
Alcanzar al mundo en calidad educativa.

  • Todas y todos con aprendizajes al nivel del mundo.
  • Resultados en PISA equivalentes a los de los jóvenes de los países de la OCDE en comprensión lectora, matemáticas y ciencias.
  • Capacidades que posibiliten que todo mexicano se desarrolle con plenitud.

Camino 1:  Recuperar la rectoría de la educación.

  • Acabar con el secuestro de la educación por parte de cúpulas sindicales, hace que las autoridades puedan responder al mandato de los ciudadanos: El Estado tiene que recuperar el volante, el acelerador y el freno en la educación.

Camino 2:  Profesionalización docente.

  • Mejorar las condiciones para todos los docentes, especialmente para los buenos maestros y directores: los que más empeño ponen en su trabajo deben crecer y guiar a otros.

Camino 3:  Gasto transparente y eficiente.

  • Eliminar las prácticas de despilfarro, corrupción e ineficiencia que condicionan el derecho a aprender: necesitamos calidad en el gasto para que sea inversión.

Camino 4:  Autonomía y participación de las escuelas.

  • Empoderar a la escuela con más recursos y mayores facultades de gestión; la escuela sí puede ser el laboratorio de una sociedad renovada.