Educación a distancia: El desafío de los docentes con alumnos que enfrentan BAP

"Las estrategias propuestas por las autoridades educativas ante la pandemia no contemplan las adecuaciones para los niños que enfrentan barreras para el aprendizaje y la participación. "
Elvia Tejeda 19/05/2020

Únete a nuestras redes:

Para garantizar la educación incluyente y que todas las niñas, niños y jóvenes aprendan y participen en su educación es fundamental que docentes, alumnos y sus familias entiendan que cada persona aprende de manera específica. Por esta razón es importante generar estrategias focalizadas para cada estudiante, especialmente para quienes presentan barreras para el aprendizaje y la participación (BAP), ya sea por una condición de discapacidad o por la necesidad de herramientas específicas.

En la mayoría de las escuelas hay niños que enfrentan barreras para el aprendizaje y la participación con distintas características en el aprendizaje y la socialización. Mediante adecuaciones curriculares se les atiende reconociendo sus diversos intereses, capacidades y necesidades de aprendizaje.

Con la emergencia sanitaria por COVID-19 se suspendieron las clases presenciales e implementaron acciones de educación a distancia. Sin embargo, las estrategias propuestas por las autoridades educativas no contemplan las adecuaciones para los niños que enfrentan barreras para el aprendizaje y la participación.

Es importante considerar que el maestro conoce a sus alumnos y sus actividades se basan en fortalecer las áreas de oportunidad de cada niña, niño y joven, mientras que en la televisión y las plataformas virtuales las actividades son más generales. No es que no funcione, son adaptables y novedosas; sin embargo, depende de que las madres o padres de familia cuenten con las herramientas necesarias para guiarlos y acompañarlos en el proceso.

Por esas situaciones los docentes hemos buscado las estrategias más pertinentes como comunicación telefónica, adecuación de actividades con materiales caseros, videos, entre otros, para preservar el derecho a aprender de todos los NNJ, favorecer la formación de habilidades y saberes en su hogar, y dar continuidad al aprendizaje formal. Tal compromiso nos ha llevado a dedicarle más tiempo que el habitual.

Al tener comunicación con el personal a mi cargo, algunas maestras de apoyo comentaron que es fundamental realizar adecuaciones de la estrategia nacional para cada niña, niño o joven que enfrenta BAPs para que sean pertinentes para cada niña y niño y en muchos casos menos complejas; para ello, el apoyo de las familias es fundamental. Para muchas niñas, niños y jóvenes incluso puede ser una oportunidad para mejorar problemas de aprendizaje o conducta al pasar más tiempo con su familia, pero es el docente el que debe realizar las adecuaciones para cada caso y dar seguimiento oportuno a cada uno.

La guía para una escuela inclusiva (2017) señala que la familia es el escenario formativo-educativo inicial más importante en la vida de cualquier individuo y ha adquirido un papel cada vez más relevante en la adquisición de conocimientos y desarrollo de habilidades de los niños y niñas; además, su vínculo con la escuela es indispensable y cada vez más apremiante, requiriendo de una alianza que fortalezca la terna niño-escuela-familia.

No es una tarea fácil, pero estamos poniendo todo el empeño para que las experiencias de aprendizaje permitan que cada alumno desarrolle al máximo su potencial. Los maestros estamos dedicando muchas horas a preparar materiales, comunicarnos con nuestros alumnos y concientizar a las familias para incrementar el aprendizaje, reforzar los conocimientos y el manejo socioemocional que es fundamental en los siguientes meses. Todo esto lo hacemos con la finalidad de garantizar el derecho de aprender de NNJ de todo el país porque sabemos que la educación será la mejor herramienta para construirse una vida digna.

Todas las niñas, niños y jóvenes pueden aprender en casa, pero no podemos trasladar la escuela al hogar. Las actividades diseñadas para que las familias trabajen con sus hijos deben ser sencillas, concretas y funcionales, y es importante considerar que los cuidadores de las y los niños, comprendan y trasmitan la actividad para que se pueda cumplir con el objetivo.

Esta etapa es temporal y cuando regresemos a la escuela los alumnos van a necesitar estructura y acompañamiento; la escuela está creada para la socialización del conocimiento, y debe estar preparada para identificar y trabajar cualquier BAP surgida antes o durante el confinamiento, sólo así se podrá garantizar la educación incluyente para todos.

Consultar artículo original

Síguenos y comparte:

SUSCRÍBETE A

NUESTRO NEWSLETTER

Logo Mexicanos Primero
Image Description