Día Naranja: El legado de las mariposas.

"No debemos quedarnos con la conmemoración en el calendario de cada día 25, nos corresponde exigir y propiciar entornos y espacios libres de abusos a mujeres y niñas, sobre todo esos en los que deberíamos estar más seguras, como los hogares, escuelas y en compañía de las personas cercanas."
Image Description
Jeny Farías
25/03/2021

Únete a nuestras redes:

Patria, Minerva y María Teresa Mirabal -conocidas en la resistencia como Las Mariposas- fueron tres hermanas, activistas políticas que lucharon por la libertad en República Dominicana, en el tiempo en que estaba en el poder Leónidas Trujillo. Por ello fueron perseguidas, encarceladas, violadas y torturadas en más de una ocasión, por órdenes del dictador.

A pesar de ello, continuaron luchando contra el régimen, hasta que el 25 de noviembre de 1960, el automóvil en el que viajaban fue detenido por integrantes de la policía secreta para matarlas a golpes, y luego volver a colocar los cuerpos en el vehículo para lanzarlo por un barranco y simular un accidente.

Este asesinato marcó el inicio del declive de Trujillo en el país dominicano y desencadenó el accionar feminista en todo el mundo.

Estas tres mujeres se convirtieron en el rostro de la lucha para la eliminación de la violencia en contra de las mujeres, y fue durante el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, llevado a cabo en 1981, que se instauró de manera reivindicatoria el día de su muerte como el día internacional para visibilizar los abusos por razones de género.

Dieciocho años después de dicho encuentro, la Organización Mundial de la Naciones Unidas determinó que además del 25 de noviembre, todos los días 25 de cada mes se haga un llamado a la sociedad y a los Estados para promover la erradicación de la violencia contra mujeres y niñas, nombrándolos: “Día Naranja”. La ONU escogió ese color, porque representa el futuro brillante de todas.

Es así que hoy día 25 de marzo (que además es el mes de la mujer), corresponde a todos y todas reflexionar y poner en marcha la parte que nos toca para asegurar esos futuros brillantes de las mujeres y sobre todo de las niñas, pues siguen existiendo actos de violencia física, sexual, psicológica, económica, laboral, doméstica y escolar en contra de nosotras.

No debemos quedarnos con la conmemoración en el calendario, nos corresponde exigir y propiciar entornos y espacios libres de abusos, sobre todo esos en los que deberíamos estar mas seguras, como son los hogares, las escuelas y en compañía de las personas cercanas como son las parejas, las familias, los compañeros de salón, los maestros y los colegas.

Minerva Mirabal no tenía miedo de las amenazas que recibía: “Si me matan, sacaré los brazos de la tumba y seré más fuerte”, decía. Y parece que cumple su promesa cada vez que hay marchas en las calles exigiendo justicia, o cuando se levantan las voces para buscar cambios estructurales que nos lleven a alcanzar la igualdad sustantiva.

Pero aún falta bastante, mientas todas las mujeres y niñas no estemos a salvo, seguirá siendo tiempo de mariposas.

Consultar artículo original

Síguenos y comparte:

SUSCRÍBETE A

NUESTRO NEWSLETTER

Logo Mexicanos Primero
Image Description