Abandono escolar en educación inicial

"Para garantizar el derecho a aprender de niñas y niños menores de 3 años de edad, la SEP debe asegurar un presupuesto suficiente y consolidar la educación inicial como nivel educativo para evitar el abandono escolar de los más pequeños."
Image Description
Katia Carranza
12/10/2020

Únete a nuestras redes:

Al leer el título de este artículo puede surgir la interrogante ¿es posible hablar de abandono escolar entre bebés cuando ni siquiera son responsables de las diferentes actividades que constituyen su día a día? Siendo honestos no suena ilógico pensar así, sin embargo es desde la educación inicial que se comienza a gestar el abandono escolar que se empieza a ver con más claridad en los siguientes niveles educativos.

Recordemos que a partir de la Reforma Constitucional del artículo 3º, realizada en mayo de 2019, la educación inicial adquirió el carácter de obligatoria, lo que implica que el Estado debe garantizar el acceso de todas las niñas y niños (NN) menores de tres años a este nivel educativo y es responsabilidad de los padres, madres y tutores inscribirlos en alguna de las modalidades en las que se imparte este nivel. El Consejo Nacional de Población estimó que en el 2019 habría 8.7 millones de NN menores de tres años; sin embargo, durante el ciclo escolar 2019-2020 la matrícula de educación inicial fue únicamente de 1,049,001 alumnos, es decir, sólo el 12% aproximadamente de las NN de este grupo etario asistían a algún servicio de educación inicial. ¿Por qué sucede esto?

Básicamente porque predomina la visión, entre funcionarios y cuidadores primarios, de restarle importancia a este nivel educativo, ya que los NN no aprenden (conocimientos), sino únicamente juegan. Durante mucho tiempo se consideró a los Centros de Atención Infantil (CAI) o a las Estancias como espacios para guardar a los bebés mientras sus cuidadores primarios trabajaban. La evidencia científica ha demostrado que es durante la primera infancia, etapa en la cual se desarrolla la arquitectura cerebral, se despliega su desarrollo físico, motor, cognitivo y socioemocional, cuando una atención integral puede tener efectos positivos en la vida posterior de los NN, como el desempeño académico, el logro escolar o sus habilidades para interactuar, es decir, en su trayectoria de vida.

En esta etapa las NN comienzan su proceso de socialización y tienen diversas interacciones con sus cuidadores primarios, construyendo vínculos afectivos y de calidad. Justamente las instituciones en las que se brinda educación inicial son los espacios en los que se privilegian este tipo de interacciones, principalmente lo hacen través del juego, la exploración, la música, la estimulación de los sentidos y el lenguaje y son, el conjunto de estas herramientas, las que le brindan a los NN el aprendizaje necesario para desenvolverse en la sociedad.

El cuestionamiento realizado al principio de este artículo nos hace reflexionar entonces sobre la responsabilidad de los cuidadores primarios de garantizar la asistencia de las NN a los diferentes servicios para lograr su desarrollo integral. Con esto no se está señalando que todas las niñas y niños deben asistir necesariamente a un CAI, CENDI o Estancia, pero sí se debe garantizar su acceso a algunas de las diferentes modalidades que ofrece este nivel educativo, incluida la de visitas domiciliarias, con personal capacitado que les brinda las herramientas necesarias para lograr el desarrollo integral de cada niña y cada niño. Son justamente los cuidadores los que deben evitar el abandono escolar desde los primeros años de vida.

Ante esto, exigimos la creación de una política pública específica para la primera infancia. No dejamos de reconocer que ya se dio un primer paso con la publicación de la Estrategia Nacional de Atención a la Primera Infancia (ENAPI) en marzo de este año; sin embargo, aún falta mucho camino por recorrer. Se debe empezar por asegurar un presupuesto que garantice el cumplimiento de los derechos de todas las NN menores de 3 años, así como de la presencia y el acceso a los servicios necesarios para lograr su desarrollo integral.

Si desde las autoridades se reconoce la importancia de esta etapa en la vida de cada ser humano, se podrá sensibilizar a las familias sobre las consecuencias que implica que los NN no cuenten con educación inicial. Por ello es necesario que la SEP logre la expansión de la oferta de este nivel educativo, amplíe su matrícula y lo consolide realmente, que la obligatoriedad no se quede solamente en el papel, sino que se materialice en acciones concretas encaminadas a que las madres, padres y tutores con NN menores de tres años les garanticen su derecho a aprender desde los primeros años de vida.

Consultar artículo original

Síguenos y comparte:

SUSCRÍBETE A

NUESTRO NEWSLETTER

Logo Mexicanos Primero
Image Description