Currículo o aprendizajes

"El PPEF 2021 propone reducir en 82% los recursos para que los contenidos curriculares oficiales cubran las necesidades reales de las niñas, niños y jóvenes que presentan problemas de aprendizaje en las escuelas públicas. Diputadas y diputados, el riesgo no está en los desequilibrios macroeconómicos sino en ocasionar una catástrofe generacional."
Image Description
Fernando Ruíz
21/10/2020

Únete a nuestras redes:

El mes pasado el presidente de la República, a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), propuso prácticamente eliminar la política federal que permite que los contenidos curriculares oficiales cubran las necesidades reales de las niñas, niños y jóvenes (NNJ) que presentan problemas de aprendizaje en las escuelas públicas.

El gasto destinado a lograr los aprendizajes esperados del marco curricular es ejercido a través de cinco programas presupuestales y tres de apoyo administrativo. El Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) propone quitar 5,653 millones de pesos de los 6,750 millones autorizados a este rubro en 2020 (82% menos). Desconocemos las razones que llevaron al ejecutivo federal a proponer semejante recorte ya que ni en la exposición de motivos ni en la Estrategia Programática del Ramo 11 existe explicación alguna. Sin información pública que respalde las decisiones del presidente, las y los diputados federales, en teoría nuestros representantes, deberán aprobarla o rechazarla.

A diferencia de los programas de becas o infraestructura, el gasto en aprendizajes es intangible, especializado y descentralizado. Está destinado a cubrir condiciones básicas y crear capacidades en las escuelas. Los ochos programas analizados son relevantes porque apoyan a las escuelas con bajos resultados educativos a contar con: 1) la presencia de docentes con dominio de las materias y asignaturas, 2) maestros preparados para transformar los contenidos curriculares en situaciones de aprendizaje para cada uno de sus alumnos de acuerdo a su contexto, 3) ambientes y condiciones escolares propicias para el aprendizaje, y 4) materiales educativos pertinentes y relevantes para NNA.

Las evaluaciones de aprendizajes que anualmente se aplican en México muestran una deficiente implementación curricular las escuelas mexicanas, principalmente en aquéllas localizadas en contextos adversos. En las últimas evaluaciones de aprendizaje de niños de sexto de primaria (PLANEA, 2018) el 59.1% no aprendieron los contenidos básicos de matemáticas, pero en las escuelas de educación indígena la situación se eleva a 77.5%. En lenguaje y comunicación, la situación se repite en el 49.1% y 79% respectivamente. En el caso de los jóvenes de tercero de secundaria (PLANEA, 2017) 64.5% no logran los aprendizajes matemáticos requeridos, pero en escuelas telesecundarias se eleva 69.9% y en aprendizajes en lenguaje y comunicación la situación nacional es de 33.8%, mientras que en telesecundarias se eleva a 48.8%.

Por increíble que parezca, muchas escuelas públicas no cuentan con los aspectos básicos arriba señalados. En el caso de la enseñanza del inglés, materia obligatoria desde tercero de preescolar hasta secundaria desde 2011, sólo el 15% de las escuelas de educación básica cuentan con maestros. Y el programa que financia su contratación tendrá, si no hacemos nada, una reducción de 13% el año entrante.

Muchas escuelas rurales e indígenas cuentan con maestros con poca experiencia en el manejo de grupos multigrado e interculturales, entre otras razones por la constante rotación de maestros. Ante esto han surgido desde hace más de una década programas focalizados que buscan reforzar las prácticas docentes, fortalecer sus capacidades de implementación curricular y dotar a sus escuelas de medios para adquirir materiales educativos acordes a sus necesidades y contextos. Uno de ellos, el de Desarrollo de Aprendizajes Significativos de Educación Básica desaparece en la propuesta presidencial.

Así como la promulgación de leyes no cambia la realidad, de forma similar el aprendizaje de las NNJ no se hace realidad sólo por contar con un marco curricular articulado e integral. Desde 2001 la UNESCO identificó la necesidad de ampliar el horario escolar, hasta 1,200 horas anuales, para hacer frente a los retos de aprendizaje de las escuelas de la región. Por eso México a partir de 2008 estableció el Programa Escuelas de Tiempo Completo (PETC) que a la fecha ha logrado cubrir a 27,063 escuelas públicas (12%). Este podría desaparecer a pesar de las evidencias que muestran el impacto positivo en los alumnos que parten de un menor rendimiento académico, con mayor rezago escolar y en comunidades con alta marginación, y a pesar de las promesas del Secretario de Educación de que permanecerá.

Asimismo, el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación identificó la importancia del ambiente escolar en los aprendizaje (INEE, 2016). Desde la década pasada se reconoció que el aumento de la violencia y la delincuencia que vivía el país estaba reproduciendo conductas violentas dentro de las escuelas, las cuales iban desde insultos y amenazas hasta golpes y robos. Ante eso, se creó un programa para desarrollar habilidades socioemocionales entre la comunidad escolar con la asesoría a personal educativo, el apoyo de materiales educativos y la participación de las familias. Hoy, justo cuando es más pertinente atender la salud emocional de docentes y alumnos ante el prolongado confinamiento se decide que no es importante que 95,578 escuelas sigan construyendo experiencias colectivas de sana convivencia.

Finalmente, la mejor validación de cómo las escuelas logran que la dosificación y metas de aprendizajes propuestos por el marco curricular transformen a los NNJ se obtiene de las evaluaciones de aprendizajes. Es una herramienta indispensable para monitorear la garantía del derecho a aprender, pues identifica lo que los estudiantes saben, comprenden y pueden hacer para tomar decisiones informadas (Clarke, 2012). Por ello, es crucial mantener la inversión para su fortalecimiento.

A todo esto, sumamos que la emergencia educativa tendrá un impacto negativo en los aprendizajes de los alumnos, principalmente en entornos más desfavorecidos.

Los recursos presupuestados para 2021 no son del presidente sino del pueblo de México, de las y los niños, y fueron asignados para reforzar las capacidades de las escuelas públicas. Hacemos un llamado a las y los diputados para que asuman la responsabilidad que les corresponde, rechacen la propuesta presidencial y voten a favor del futuro de los hijos de las familias que representan. El riesgo no está en los desequilibrios macroeconómicos sino en ocasionar una catástrofe generacional.

Consultar artículo original

Síguenos y comparte:

SUSCRÍBETE A

NUESTRO NEWSLETTER

Logo Mexicanos Primero
Image Description