La importancia y los retos de la educación inicial en la actualidad

 Maribel Rodríguez Rodríguez

 Tamaulipas

 05/07/2024

Comparte este artículo:

Para garantizar el derecho a aprender desde la educación inicial, se debe brindar a la madre atención física (alimentación, seguimiento médico) y emocional (acompañamiento, un espacio de paz y tranquilidad), desde la gestación ya que ahí empieza el desarrollo óptimo del bebé.

En la educación inicial comienza desde el nacimiento y hasta los 3 años de edad. En este periodo se sientan las bases del aprendizaje y se inicia el contacto social, y tendrá beneficios permanentes a lo largo de toda la vida del ser humano. Por ello, desde 2019 México establece la educación inicial como parte de la educación básica; sin embargo, todavía existen brechas de atención hacia la primera infancia que deben ser atendidas para garantizar plenamente los derechos y cuidados en los primeros 1,000 días de vida.

Para lograr ese objetivo es imprescindible la vinculación interinstitucional. La atención de los bebés de 0 a 3 años debe hacerse de manera coordinada entre la Secretaría de Educación Pública, Secretaría de Salud, Sistema DIF y SIPINNA (Sistema de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes) reconociendo la rectoría a la Secretaría de Educación para el bienestar de la madre gestante y de su bebé.

Todas las dependencias deben buscar que la educación inicial esté enfocada en la crianza sensible y cariñosa, y garantizar un crecimiento armónico y saludable de los bebés tanto en la modalidad escolarizada del nivel inicial como en la no escolarizada que comprende visitas a los hogares con un programa a cargo de agentes educativos que acompañen a las familias.

Sin embargo, tal como lo marca la Política Nacional de Educación Inicial (PNEI), hay todavía tres retos fundamentales por resolver: el primero es expandir la cobertura de los servicios de la educación inicial dando prioridad a niñas y niños en condición de vulnerabilidad y en riesgo de exclusión; para ello, es necesario contar con la información estadística de hospitales y registros civiles para tener claridad sobre las condiciones en que cada bebé que nace y proveer servicios integrales desde el día uno. 

El segundo reto es la mejora de los servicios que se ofrecen en las modalidades del nivel escolarizado y no escolarizado, para lograrlo, se necesita contar con la estructura completa en las instituciones y con agentes educativos con la capacitación específica y actualizada según la Nueva Escuela Mexicana para dar atención a las familias que visitan los hogares.

También actualizar la formación al personal existente para que conozcan los nuevos planes y programas y su metodología humanista, y garantizar una formación inicial idónea de los docentes y/o agentes educativos con una currícula enfocada específicamente a la intervención y el conocimiento sobre las primera infancia, ya que este nivel educativo desde sus inicios se formó con profesionales con perfiles de educadoras que para atender edades preescolar de 3 a 6 años; pero lo que ahora se requiere son perfiles especializados en la atención de niñas y niños desde que nacen y hasta los 3 años, según lo marca la Constitución política.

El tercer reto marcado por la PNEI es promover en las familias el desarrollo de las prácticas de crianza enriquecida y vínculos afectivos sólidos, ya que una característica importante de la educación inicial es la atención de la integralidad del desarrollo y que la función de crianza compartida propia de este nivel, garantice la participación de padres, madres y cuidadores principales, para, en conjunto y con una misma mirada, eduquen a sus hijos e hijas.

Este reto es transversal a los otros dos pues para poder acceder a la educación inicial, las familias deberán reconocer la importancia de socializar con las instituciones y/o los agentes de la modalidad no escolarizada y permitir ser acompañados.

Finalmente, hay que mencionar que en educación inicial todavía debemos como sociedad avanzar un camino hacia el cambio de conciencia cultural, para pasar de un esquema asistencial a un enfoque de derechos para todas las niñas y niños. Se deberá dar a conocer a la sociedad que cada institución cuenta con docentes y equipos multidisciplinarios para dar un servicio educativo de calidad.

La educación inicial es importante porque es para toda la vida; entre los 0 y 3 años es cuando se sientan las bases para el desarrollo neurológico y se da a través de la educación, la alimentación y el cuidado cariñoso y sensible, y con la crianza compartida de acuerdo a cada cultura y contexto. La educación inicial es un nivel educativo que garantiza la transversalidad.

El gran objetivo es: “potenciar el desarrollo integral de niñas y niños de 0 a 3 años en un ambiente rico en experiencias afectivas, educativas y sociales, y el acompañamiento a las familias en las prácticas de crianza”. Hay que normalizar la idea de que los cimientos son tan importantes como los acabados.

Hagamos que para cada niño y niña, su primera infancia sea un tiempo de amor, seguridad y oportunidades. 

Maribel Rodríguez Rodríguez

Tamaulipas

Es licenciada en Educación Preescolar por la Universidad Pedagógica Nacional 281 de Cd. Victoria. Con 34 años de servicio educativo. Cuenta con un diplomado en Educación Inicial por la UPN y en educación inicial y gestión de instituciones por Tlaxcala. Cuenta con 17 años de experiencia como maestra frente a grupo en las áreas de lactantes, maternales y preescolares. Ha sido trabajado en Centros de Atención Infantil (CAI), destacándose como jefa del Área Pedagógica durante 10 años. Actualmente, es Asesor Técnico Pedagógico de la Supervisión No. 1 de Educación Inicial y ha colaborado en la dirección de Educación Elemental.

CAPÍTULOS DE MEXICANOS PRIMERO